Merluza a la romana

La «Merluza a la romana» es una de las formas más sencillas de cocinar este pescado o cualquier otro como bacalao fresco. Los rebozados nos ayudan a mantener un interior bien jugoso y tierno y si observas una serie de cuidados, tampoco resultará tan calórico.

En este caso como en la mayoría de las recetas de pescado, la calidad del producto será primordial. Debemos fijarnos que la merluza tenga una piel firme (no hace falta tocar, se ve a simple vista) de color brillante y lisa, las agallas deben tener un color rojo vivo y los ojos no deben estar hundidos, siendo su color óptimo blanco y brillante.

El corte debe ofrecernos una carne con textura entre blanca y ligeramente rosada, con algo de sangre cerca de la espina central.

Para hacer merluza a la romana puedes hacerla en rodajas o pedir que te la preparen en lomos. Parece más cómoda presentarla en lomos porque ya no tienes que andar quitando espinas, pero, estéticamente, se presenta mejor en rodajas.

Ingredientes:

  • Calcula 2 trozos de merluza por persona. Si son rodajas que sean de unos 2 cm de alto
  • Harina (la de repostería o fuerza, cualquiera sirve)
  • Huevo batido
  • Sal
  • Aceite para freír
  • Limón para acompañar

MODO DE ELABORACIÓN:

  1. Pasamos la merluza por agua limpia (apenas un segundo), secamos con papel absorbente de cocina y espolvoreamos sal por ambos lados. Cubrimos con film y dejamos en la nevera unos minutos mientras continuamos con la receta.
  2. Disponemos en un plato de la harina y en otro del huevo batido.
  3. Vertemos aproximadamente un dedo de alto de aceite en una sartén y encendemos el fuego.
  4. Recuperamos la merluza de la nevera y vamos pasando cada rodaja por harina, cuidado que la harina cubra bien el pescado, también por los laterales, y antes de pasarla por el huevo, agítela un poco para que desprenda el exceso de harina.
  5. Cuando el aceite esté caliente pero no humeante y con cuidado, vamos poniendo la merluza en la sartén.
  6. Deje freír entre 2 o 3 minutos de cada lado dependiendo del grosor.
  7. Cuando saque la merluza del aceite, deposítela en papel absorbente y ayúdese de más papel para secarla por arriba y después la va pasando a una fuente.
  8. Sirva la merluza en una fuente, acompañe de limón cortado en gajos. Como guarnición puede utilizar ensalada o patatas cocidas con zanahoria aliñadas con aceite de oliva.

*Encuentre todo lo que necesite, para preparar esta receta, en nuestra tienda AL DENTE GASTRONOMÍA ITALIANA en la calle Calatrava, 16 – Ciudad Real