Lasaña boloñesa

Ingredientes para 6 personas:

  • 1 caja de placas de lasaña (mejor si utiliza lasañas verdes (con espinacas)
  • medio litro de salsa bechamel hecha en casa (receta más abajo)
  • sal y pimienta.

Para la salsa boloñesa

  • 500 g de carne de ternera picada
  • 50 g de mantequilla
  • 100 g de queso rallado parmesano
  • aceite de oliva
  • 1 zanahoria
  • media cebolla
  • 1 diente de ajo
  • Una lata de tomate entero
  • 1 copita de vino blanco seco
  • orégano

MODO DE ELABORACIÓN:

Para empezar a hacer nuestra salsa boloñesa, doramos en aceite la zanahoria, la cebolla y el ajo muy picados. Añadimos la carne picada. Regamos con vino y cuando se evapore añadimos el tomate troceado, orégano, sal y pimienta. Cocemos tapado a fuego lento hasta que la salsa reduzca y espese.

Cocemos las placas de lasaña y reservamos.

Montaje del plato:

 En una fuente ponemos un poco de bechamel y cubrimos con una capa de placas de lasaña. Extendemos un poco de salsa boloñesa por encima de las placas de lasaña. Hay que distribuirla bien por igual. Añadimos por encima un poquito de bechamel. Después cubrimos con más láminas de pasta y repetimos el proceso. Acabamos con una capa de lasaña, cubrimos con el resto de bechamel, espolvoreada con queso y, si quieres, unos trozos de mantequilla.

Horneamos bajo el grill a 200º durante 15 minutos hasta que dore y servimos al momento.

SALSA BECHAMEL

Ingredientes para 6 personas:

  • 50 g mantequilla
  • 50 g harina de trigo
  • 600 ml leche entera
  • Un pellizco de nuez moscada molida
  • Sal al gusto

MODO DE ELABORACIÓN:

Para hacer salsa bechamel, comenzamos poniendo una sartén al fuego y añadiendo 50 g de mantequilla. En cuanto se funda, agregamos la misma cantidad de harina y removemos formando un roux o una pasta. Si vamos a querer una bechamel más fina o más espesa, podemos alterar un poco esta proporción.

Una vez bien mezclada la harina y la mantequilla, vamos agregando la leche (puede estar caliente para evitar cambios de temperatura en la masa) poco a poco sin dejar de remover. Es el momento de cambiar la cuchara de palo por las varillas y así evitaremos que se nos formen grumos.

Cuando haya agregado toda la leche, es el momento de probar y añadir sal y el clásico toque de nuez moscada, tan característico de la bechamel. Si quiere una bechamel más espesa, dedique más tiempo y deje que el líquido se vaya evaporando poco a poco.

Si en la bechamel salen grumos, esto suele suceder al principio del proceso y si con las varillas no los consigue disolver en la leche, puede recurrir a la batidora y después retornar la salsa, ya triturada, a la sartén y continuar con la elaboración.

*Encuentre todo lo que necesite, para preparar esta receta, en nuestra tienda AL DENTE GASTRONOMÍA ITALIANA en la calle Calatrava, 16 – Ciudad Real