Cacio alla argentiera

Cacio all’argentiera (u caciu all’argintera) nació, como suele ocurrir con las recetas sicilianas, por la necesidad de compensar situaciones incómodas. La tradición popular habla de una calle de Palermo, Calle  Argenteria (calle de los plateros), sitio de numerosas tiendas de orfebrería. Parece que uno de ellos, habiendo caído en desgracia y sin poder permitirse ya los fastuosos platos que solía preparar su mujer, cuyo perfume invadía las calles aledañas, enmascaraba las dificultades económicas inventando esta receta.

Humilde, con muy pocos ingredientes: el » caciocavallo». El protagonista de este plato, de origen palermitano, es el queso, que tiene que ser, precisamente, un caciocavallo palermitano (leche de vaca y pasta dura e hilo, forma cuadrada) o un queso Ragusa Dop (también forma cuadrada) pero también se puede utilizar un provola.

Para esta receta es mejor utilizar un queso de mediana edad, ni demasiado fresco (se derretiría), ni demasiado duro (el plato sería demasiado salado). Para un queso plateado perfecto es muy importante cortar el queso en rodajas de un centímetro de espesor (máximo de 1,5 cm). El caciocavallo tiene la forma rectangular típica, más fácil de cortar que provola. Los demás componentes de esta receta son el aceite de oliva virgen extra, una gota de vinagre con una pizca de azúcar y orégano. Puede usar orégano fresco o seco, de acuerdo a la temporada. Recuerde que el caciocavallo se sirve muy caliente, con crujiente corteza dorada y, derretido en su  interior.

Ingredientes para 4 personas:

  • 400 gramos de caciocavallo, de mediana edad, o ragus provola maduro
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 2 dientes de ajo
  • orégano
  • 30 mililitros de vinagre de vino blanco
  • la punta de una cucharadita de azúcar

MODO DE ELABORACIÓN:

Preparar el queso plateado es muy simple. Corta el caciocavallo o provola en rodajas regulares de aproximadamente un centímetro de grosor (y no más de 1,5 cm).

Poner en una sartén grande, baja y ancha, aceite de oliva virgen extra y los dientes de ajo pelados y cortados a la mitad. Cuando el ajo haya tomado color y la sartén esté caliente, organizar las rodajas de queso y cocinar a fuego medio hasta que se haya formado una corteza dorada. Gire rápidamente el queso y cocine hasta que se forme una corteza dorada del otro lado.

Mezclar el vinagre de vino blanco con el azúcar en un vaso y, añadirlo al queso. Sazonar con un montón de orégano fresco o seco.

Sirve el caciocavallo a la Argentiera caliente. La guarnición que sugiero es una ensalada de tomate fresco con ajo y albahaca. Y, Obviamente, pan casero abundante.

*Encuentre todo lo que necesite, para preparar esta receta, en nuestra tienda AL DENTE GASTRONOMÍA ITALIANA en la calle Calatrava, 16 – Ciudad Real